En el interior de la muralla, se levanta el Castillo de Niebla, de origen romano, que ha estado habitado hasta fechas relativamente recientes. Ha sufrido diversas reformas por parte de todos sus sucesivos ocupantes, visigodos, árabes y cristianos.

El alcázar fue primero el arce o ciudadela (el "oppium" de los romanos) y morada del decurión, como lo revelan algunos arcos romanos que aún subsisten: los fosos y las soberbias cárceles bajo los muros labrados de enormes sillares en forma de túneles. Conquistada Niebla por los visigodos, y después de las necesarias reparaciones, fue ocupado por los jefes militares visigodos.

Con la dominación árabe, el Castillo pasa a ser el Alcázar o Palacio y se enriquece con revestimientos de azulejos de colores, yeserías e inscripciones y cerámicas. Además, se construye una magnífica noria para el riego de los jardines, así como fuentes adornadas de preciosos mosaicos. Sirve así como importante bastión bajo el dominio del califato de Córdoba. Más tarde, habitaron en él las dinastías independientes de los Beni-Yahya y los Beni-Mahfot.

La ciudad hispanomusulmana de Lebla jugó un papel clave en tiempos de los almohades y del reinado taifa de Ibn Mahfot. Tras la cerca y toma de la villa por Alfonso X, en 1262, y presionado el monarca por el litigio con Portugal a causa de la posesión del Algarve, Niebla fue entregada a su hija Doña Beatriz. Con posterioridad, todo el territorio fue cedido a Pedro I y, a su muerte, el primer Trastámara dio el Condado de Niebla a los Guzmanes. Así pues, a un periodo de predominio realengo, siguió otro, desde 1368, de señorialización profunda y estable. Pero la villa cabecera del Condado decaía irremisiblemente y los señores dejarán pronto de elegirla como residencia.

La fortaleza ha sufrido grandes daños y saqueos. El terremoto de 1755 afectó seriamente a la torre del homenaje y los franceses volaron el edificio al abandonarlo en 1812. Desde entonces, aprovechando sus muros se levantaron numerosas viviendas, más tarde desalojadas en las sucesivas restauraciones.

 

  • Dirección: C/ Campo Castillo s/n C.P.: 21840 Niebla (Huelva)
  • Teléfono: 959 362 270 / 959 363 821; Fax: 959 363 831
  • Web: www.niebladigital.com
  • Correo Electrónico: turismo@niebladigital.com
  • Horario de visitas. De lunes a viernes: de 10:00 a 14:00h. Fines de semana y festivos: de 11:00 a 14:00h

En la actualidad, el recinto fortificado es el más completo e importante de los que se conservan en España. Ha sido destruido y reedificado varias veces, especialmente durante la época musulmana. Casi toda la obra que se conserva en la actualidad se puede fechar durante el dominio almorávide, hacia 1330. El último rey de Niebla, Aben-Mahfot, antes de la venida de las tropas cristianas sobre Niebla y como medida de precaución, volvió a edificar el recinto por completo, dejándole las cinco puertas que, actualmente, tiene la muralla.

Las murallas y torreones cubren una extensión de 16 hectáreas con una altura máxima de 16 metros. Su perímetro aproximado es de 2 Kms. de longitud, en el que se reparten 48 torres cuadradas, 5 rectangulares, que albergan las diferentes puertas: de Sevilla, del Socorro, del Agua, del Buey y del Embarcadero. Por último, cuenta con dos torres octogonales en el frente de levante.

  • Localización: casco urbano

Recinto Islámico

La mayor parte de este recinto abarca la zona del embarcadero o desembarcadero, conformándose con la silla/sillarejo, sobre el que se superponen tramos de tapial del recinto posterior de la tapia. En la zona localizada en el talud que mira al río, parte de su cubrición pétrea ha desaparecido, dejando al descubierto diversos niveles arqueológicos. Las murallas han sido declaradas Monumento Nacional.

  • Localización: casco urbano

 

Recinto Romano

No existen rastros visibles del recinto romano de la Ilipla; no obstante, la existencia de sillares almohadillados dejan ver la factura romana en la base de la Puerta de Sevilla, así como los restos en los que se apoya el tramo de tapial de la zona denominada Callejón de la Ollita, y los documentos hallados en la antigua calle Calvo Sotelo. La muralla romana debía estar conformada por sillares y mampuestos trabados, con torres macizas situadas a intervalos regulares.

  • Localización: Puerta de Sevilla y Callejón de la Ollita

Situada en el vértice oriental del recinto amurallado, ha estado prácticamente derruida hasta tiempos recientes, en los que ha sido reconstruida. La leyenda cuenta que sus hermosas campanas de oro se encuentran en el fondo del Río Tinto.

  • Localización: vértice oriental del recinto amurallado

Puerta de Sevilla

puertas puertas

Conserva aún cierto sabor romano; pese a que la mayor parte de la construcción es árabe. Se denomina “de Sevilla” porque se abre al camino que conduce a dicha ciudad y al rico aljarafe que la rodeaba.

 

Puerta del Agua

puertas puertas

 

Es de estilo almohade- mudéjar.

Las hipótesis sobre su nombre son varias: Para unos, éste se debe a su cercanía al río, y para otros, se debe a que por dicha puerta era por donde se canalizaba el agua para abastecer la ciudad.

  • Localización: C/ Puerta del Agua

 

Puerta del Agujero

puertas puertas

El arco que da paso al interior del recinto amurallado llamado “ del agujero”, no es una auténtica puerta de la muralla como las mencionadas anteriormente. Dicho arco debió formar parte del antiguo arce o ciudadela romana como su estilo evidencia.

Hoy puede contemplarse con una escalinata de reciente construcción que nos conduce hacia el interior de la ciudad fortificada.

  • Localización: C/ Arrabal

 

Puerta del Buey

puertas puertas

Es de estilo almohade-mudéjar.

Esta puerta es una de las más hermosas del recinto, por su ubicación frente al río. También es uno de los puntos más sugerentes por la leyenda que circula en torno a éste, y de la que tomó su nombre. Se cuenta que durante el sitio de Niebla por las tropas de Alfonso X el Sabio, Aben-Mafot, último Rey de Niebla, tras varios meses de asedio y escaseando los víveres dentro de la ciudad, hizo salir un buey cebado por dicha puerta para hacer pensar a las tropas que aún contaban con una gran provisión de alimentos. Sin embargo, esta estratagema no dio resultado y los cristianos conquistaron finalmente la ciudad.

  • Localización: Avd. Puerta del Buey

 

Puerta del Embarcadero

puertas

 

Esta puerta, orientada hacia el río Tinto, hoy día se encuentra derrumbada, por lo que de ella sólo quedan unos restos.

Según los historiadores, era el lugar por donde cargaban los barcos en la época en la que el río era navegable hasta la ciudad. Otros estiman que era más bien una salida hacia los baños de los reyezuelos árabes.

  • Localización: Paseo del Embarcadero

 

 

Puerta del Socorro

puertas puertas

 

Recibe el nombre de una pintura al fresco que se haya en una de las paredes del interior del torreón que alberga dicha puerta, en el que se representa la imagen de la Virgen del Socorro del siglo XVI.

Es la puerta por donde se dice que hizo su entrada Alfonso X el Sabio al tomar la fortaleza.

Se conservan aún vestigios romanos.

  • Localización: Plaza de San Martín

Próximos Eventos

    Actualmente no hay información